Puchero Dulce Beso

gustos: artesanías

Ingredientes

Para 4 porciones

Huesos de osobuco 4 unidades
Papas medianas 4 unidades
Zanahorias 2 unidades
Batata 1 ó 2 unidades
Choclos 2 unidades
Calabaza 4 rodajas
Morrón 1/2 unidad
Ajo 2 unidades
Tomate 1 unidad
Cebolla de verdeo 1 unidad
Cebolla común 1 unidad
Apio 2 ramitos
Hojas de laurel 3 unidades
Orégano fresco 1 ramita
Tomillo fresco 1 ramita
Pimienta negra en granos 1/2 cucharadita
Sal gruesa
Ají molido a gusto
Agua necesaria para hervir

Manos al puchero

01

Preparación de la carne y las verduras

Lavar muy bien debajo de la canilla los huesos de osobuco. En una olla grande de 5 litros o más, poner un cuarto de la misma de agua. Calentar hasta hervir e incoporar entonces la carne. También en este momento agregar: las cebollas lavadas y cortadas por la mitad, el morrón, los dientes de ajo, el tomate, los ramitos de hierbas, las hojas del laurel, el apio, la pimienta, sal gruesa, el ají molido y cocinar en fuego mínimo / medio durante 1 hora y media. Pasado este tiempo, agregar las verduras peladas y limpias: papas, batatas, calabaza, choclos, cortados en pedazos grandes. Cocinar durante 30 minutos más hasta que estas verduras estén tiernas. Servir un poco de cada verdura en la porción. Puede prepararse una vinagreta para servir el puchero con cebolla picada, morrón, vinagre, aceite, sal y pimienta. ¡Buen Provecho!

¿De dónde proviene su nombre?

Puchero de barro es la vasija alfarera de barro o arcilla cocidos, sin vidriar o con vidriado interior, usada para calentar líquidos o cocinar alimentos. Su aspecto y morfología son los de un vaso heredero de la cultura campaniforme, de panza ancha y globosa y cuello ancho y corto -o sin cuello- provisto de una o más asas laterales que permiten su manejo sin quemarse. En algunos países y algunos autores lo consideran sinónimo de olla. En la antigüedad clásica y el Mundo Antiguo en general, este tipo de recipiente se utilizaba también para enfriar, como pequeña nevera que se llenaba de nieve o agua muy fría, en un función similar a la de las cráteras de vino.



puchero.jpg
puchero_1.jpg

Una curiosidad

Osso buco, literalmente, "hueso con un agujero", se originó en la región de Lombardía en el siglo XIX. Y mientras las tendencias de la moda van y vienen en Milán, este estofado de ternera rústico no necesita adornos modernos y nunca pasa de moda.

Esta receta es la tradicional de mi familia materna, pero sé de quienes además agregan garbanzos, chorizos comunes y colorados.

Y a no olvidar el de GALLINA o el de CORDERO.
Lo fundamental es la cocción lenta para tiernizar la carne.



Más recetas de la cocina


Imprimir   Correo electrónico